Esquiar en Andorra

El esquí en Andorra.
La excelencia de la nieve

La situación de Andorra hace que sea un lugar singular para la práctica del esquí. Montañas con unas laderas espectaculares, una situación geográfica estratégica, una fuerte inversión en tecnología durante los últimos años y una apuesta firme por este deporte en todos los sectores de la economía, ha hecho que el país se sitúe al frente de las opciones de ocio y nieve. Normalmente las temporadas de nieve se inician a principios de diciembre y se alargan hasta mediados de abril, con aproximadamente 150 días de esquí, nevadas extensas y un alto porcentaje de días de sol. En total, durante la temporada 2017/2018 se acumularon 2.514.049 días de esquí.

Andorra hace más de medio siglo que es un destino de nieve. El primer telesquí se instaló en 1957 en el sector de Pas de la Casa. Este remonte fue el pionero, y marcó el inicio de una historia que sigue creciendo: hoy en día suman más de 300 km de pistas entre las estaciones de los dos valles, en un entorno incomparable que combina a la perfección la naturaleza con la vida urbana. Andorra ha sabido aprovechar estos dos factores y los ha equilibrado para que el país sea un reclamo turístico de primer nivel.
Este crecimiento ha sido posible gracias a las inversiones que las sociedades explotadoras de las estaciones de esquí han ido haciendo durante los años. Actualmente en Andorra hay dos grandes dominios de nieve: GRANDVALIRA con Soldeu – El Tarter y Pas de la Casa – Grau Roig, y VALLNORD con las dos estaciones de Pal Arinsal, y Ordino Arcalís que suman 303 km.

La tecnología ha contribuido al crecimiento de las estaciones, que han sabido mantener el equilibrio entre el aumento de visitantes, la inversión y la expansión. Así, el país tiene los remontes mecánicos más avanzados, que dan cabida a 156.000 esquiadores / hora, gracias a los 112 remontes mecánicos.
Esta apuesta en innovación se ve reflejada en la red de cañones de nieve. Y es que actualmente las pistas de esquí tienen garantizada el 60% de la superficie esquiable, gracias a los 1.429 cañones de nieve y una excelente red de innivación.
Durante los últimos años, las estaciones también se han adaptado a las exigencias de los esquiadores y las tendencias en el mundo de la nieve. Así, la situación ventajosa de Andorra y de sus montañas ha permitido mejoras sustanciales que han repercutido positivamente en la imagen del país. El anhelo por seguir mejorando ha hecho que las estaciones inviertan en el terreno, apostando por nuevas fórmulas. Así hoy en día hay 5 áreas de freestyle, 6 circuitos infantiles, 9 escuelas de esquí y de snowboard, y jardines de nieve con cerca de 700 profesionales que se dedican a la enseñanza de estos deportes.

Además, hay distribuidos más de 60 puntos de restauración, que garantizan el cumplimiento de las expectativas de todos los esquiadores.
Además, hay distribuidos más de 60 puntos de restauración, que garantizan el cumplimiento de las expectativas de todos los esquiadores.
Pero las estaciones de Andorra no son sólo pistas. La práctica del freeride ha popularizado y los campos de nieve han apostado por esta modalidad, señalizando rutas y pistas de fuera pista. El país se está especializando en todo tipo de disciplinas, asegurándose de que todos los públicos encuentran su lugar.
Pero la actividad en las estaciones no se acaba aquí. Se ofrecen otras opciones de aventura que complementan con mucho éxito la práctica del esquí, como salidas con raquetas y motos de nieve, trineos con perros, vuelos cautivos en globo, e incluso vuelos en parapente.

Durante la noche, las estaciones tampoco cierran la puerta y alargan las jornadas ofreciendo propuestas gastronómicas y de ocio, que combinan la restauración con la libertad que transmiten los descensos por las pistas durante la noche.
Finalmente, cabe destacar que Andorra ha sido la sede de grandes competiciones deportivas de alto renombre internacional como Copas del Mundo de Esquí Alpino, Copas del Mundo de Esquí de Montaña, de Kilómetro Lanzado y ha sido la ubicación elegida para Freeride World Tour. Además, el país se ha asegurado la presencia en estas pruebas durante los próximos años, lo que consolidará la marca Andorra dentro del sector.

Así es Andorra, un país que a cada paso ha sabido encontrar la fórmula de la excelencia, que se ha adaptado a los cambios en el sector, que ha apostado por la nieve y por sus posibilidades de manera firme y con convicción, lo que le ha llevado, sin duda, a ser un destino de referencia en el mundo de la nieve.

FICHA TÉCNICA GENERAL

• 3.075 Ha de área esquiable
• 303 Km esquiables
• 197 pistas
• 15 estadios de competición
• 5 áreas de freestyle
• 15 áreas de freeride
• 15 circuitos Skimo
• 113 remontes
• Capacidad de transporte: 155.690 esquiadores / h
• 1.429 cañones de nieve
• 60% de la superficie innivada
• 89 puntos de restauración
• 9 escuelas de esquí
• 9 jardines de nieve
• 7 guarderías